Super 8 is back (and forth)

Estos días hemos hemos rodado un videoclip en Super 8 y no he podido resistirme en hacer un poco el moñas con los fotogramas. Aquí tenéis un par de GIFs al estilo 1970.

Super8Gif01
El director dirigiendo
El cantante calentando
El cantante calentando

Mardi Grass: la fiesta como gran nación

Original publicado en Harlan Magazine

Cómo es posible que un país que se ha construido a partir de tantas piezas pueda haber reducido su identidad a una calle repleta de Fishy Joe’s, Waltmart y Hooters. Puede que en busca de la unidad Estados Unidos haya tenido que sacrificar el crisol de pueblos y culturas que le dio origen. Vale, todavía existen ciudades como Nueva York o San Francisco, pero estas megalópolis sufren de una clara división entre las culturas que la componen. Creo que solo existe un lugar en el que la fusión de civilizaciones sí ha creado un concepto superior al de sus partes. Ese lugar es Nueva Orleans y hoy, día grande de la ciudad del Mississippi, celebramos su diversidad.

No podemos comenzar esta historia sin ritmo y nadie tiene más groove que la leyenda de Bogalusa, Proffesor Longhair. Únanse a esta second line virtual o dejen que el desfile marche sin ustedes.

El miércoles de ceniza marca el comienzo de la cuaresma y los países católicos se preparan para dejar de comer carne hasta la Pascua. En estas fechas, los europeos medievales y pudientes se reunían para terminar con las reservas de huevos, leche y carne que podían echarse a perder. Los franceses llamaron a ese día Mardi Gras, el martes de la grasa. En nuestro país usamos la palabra Carnaval (Carnestoltes en Cataluña), pero tiene el mismo significado etimológico. Compuesto por carne y levare en latín, viene a significar algo así como quitar la carne.

No es nuevo y nunca envejece: Newport Folk Festival 2014

Original publicado en Harlan Magazine

newport-shovelsrope-85d39600cdcff6d8affb29b8908ab3c5e30a1035-s40-c85

Asistimos en la distancia a la primera edición del Newport Folk Festival sin Pete Seeger, fallecido el pasado enero. Creado en 1959, la mitología le reserva el honor de ser uno de los festivales mas importantes para la música nacional estadounidense. En aquellos primeros años sesenta, resucitaron en sus escenarios muchos artistas del Delta que llevaban veinte años desaparecidos, entre ellos Lightnin’ Hopkins, Muddy Waters, Mississippi John Hurt, Son House y J. L. Hooker. Mucho más recordada es la noche de la clausura de la edición de 1963, cuando un raquítico guitarrista fue invitado al escenario por Joan Baez, y entre Peter Paul and Mary y los Freedom Singers, brotó por primera vez en un escenario nacional, Blowin’ in the Wind de Bob Dylan.

La edición que nos atañe tuvo lugar entre el 25 y el 27 de Julio, en el State Park Fort Adams, en Newport, Rhode Island, que se convirtió un año más en la hoguera del campamento que es América. Tres días de liturgia emitidos por la National Public Radio (NPR), aún accesibles aquí.

Seguir leyendo

Mali Blues

Original publicado en Harlan Magazine

REUTERSJoe Penney2

Cualquier manifestación musical, exceptuando la recitación coránica, está prohibida en el norte de Mali. La reserva cultural del continente se ha transformado en un lugar peligroso para sus músicos. Cientos de ellos buscan rutas de escape hacia el sur, hacia Bamako, la capital. Otros se dirigen a países y ciudades extranjeras. Mientras, los cazas franceses resuenan en las ciudades de Tombuctú y Gao, en la zona norte de Mali que los tuaregs llamaban Azawad a secas. Hoy es el Estado Islámico de Azawad.

Desde hace un año se reparten el poder facciones militares, guerrillas, grupos terroristas y partidos políticos laicos. No fue hasta el pasado 27 de Mayo que decidieron fusionarse y proclamar la independencia del norte. La corriente islámica radical del Ansar Dine (Defensores de la Fe), ocupó dos tercios de la asamblea consultiva. Se impusieron así sobre los laicos del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad, de mayoría tuareg. De esta forma logran que los primeros acepten proclamar la independencia que los nómadas llevan un siglo reclamando, pero ceden en su control. Es decir, el Corán y la Suna “serán la fuente del derecho”, dice el documento suscrito por ambos.

“Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro”, escribió George Orwell en su novela “1984”.

Seguir leyendo

David Meza y las canciones del viento

Estoy escuchando música india del caribe americano y es que quedan 11 días, 1 hora y 10 minutos para Mardi Gras y en mi emisora favorita de este mundo, la WWOZ, no ponen otra cosa.

Es el mejor descanso después de un par de horas de recortar picos de frecuencias y manosear las grabaciones que han resultado en esto que llamaré «Canciones del viento». Esta colaboración con el poeta mexicano David Meza comenzó en la Latina de Madrid. Fue con la excusa de la presentación de su poemario publicado por la editorial El Gaviero, que tuve la oportunidad de tomarme unos mamajuanas con él. Me encontré a un tipo reservado, lejos de su país y cansado de responder preguntas corteses. Le ofrecí hablar sobre música y él aceptó la propuesta. El matemático me recomendó un grupo de blues mexicano del que por desgracia, no conservo el nombre. Muchas noches después llegaron a mi gmail unas grabaciones caseras.

Son tres canciones distintas entre si que de alguna manera se completan. «Guirnaldas de arena» parece sacada de una novela de Kōbō Abe llena de mujeres de sílice que enfrían esas «Ruinas de olvido» para que no sean tan amargas. Por alguna extraña razón «Mi corazón fantasma» me recuerda a Alberti en esa servilleta que guarda Buñuel y dice:

La noche ajusticiada
en el patíbulo de un árbol.

Alegrías arrodilladas
le besan y ungen las sandalias.

Vena
suavemente lejana
-cinturón del Globo-.
Arterias infinitas,
mares del corazón que se desangra.

Así que poco más puedo decir que no emborrone nuestra intención, que siempre ha sido la de divertirse un poco. Sobre los vídeos no hay nada que explicar. Puede que encierren verdades sobre nuestro cerebro y la percepción del tiempo y la música; o quizás solo sean una idiotez más por parte del que escribe. Aún así, espero que disfrutéis de todo esto tanto como nosotros.